Enfermedad de ojo seco

Enfermedad de ojo seco

¿Qué es?

El ojo seco es una enfermedad multifactorial, progresiva, compleja y crónica que afecta a la superficie ocular. En esta enfermedad se rompe el equilibrio de la lagrima y se producen molestias, problemas visuales y, en algunos casos, lesiones en la córnea y la conjuntiva. La lágrima se vuelve inestable, aparece inflamación e incluso alteraciones neurosensoriales.

 El término de ojo seco lleva al equivoco de pensar de que se trata de “no tener lágrima”. Tanto es así, que incluso el paciente de ojo seco puede tener lagrimeo.

Es una enfermedad muy frecuente, que puede afectar hasta al 30% de la población, incluso con incidencias más altas en edades avanzadas. Existen varias causas y tipos de ojo seco que varían en gravedad y tratamiento.

Blefaritis. Enfermedades y tratamientos oculares relativos a la conjuntivitis que se tratan en el Instituto Oftalmológico Recoletas
Enfermedad de ojo seco. Enfermedades y tratamientos oculares que se tratan en el Instituto Oftalmológico Recoletas.

CAUSAS

¿Cuál es la causa de la enfermedad de ojo seco?

Las causas que provocan la enfermedad de ojo seco son muy variadas, y en el mismo paciente pueden coexistir varias. Existen una serie de factores de riesgo entre los que destacan:

  • Edad avanzada: Incidencia mayor con el envejecimiento
  • Hormonal:  Especialmente mujeres tras la menopausia
  • Lentes de contacto: Incrementa con el numero de años de uso y el numero de horas de uso
  • Fármacos como los antidepresivos y antihistamínicos que reducen las secreciones
  • Cirugías oculares previas: Desde la cirugía refractiva con láser a la cirugía de la catarata pueden exacerbar el ojo seco
  • Factores ambientales: Aire acondicionado, calefacción intensa, ambientes secos o contaminados
  • Ámbito laboral: Uso excesivo de las pantallas de visualización
  • Enfermedades autoinmunes: Típicamente asociado a enfermedades como la artritis reumatoide, el síndrome de Sjögren o la fibromialgia.

SÍNTOMAS

¿Cuáles son los síntomas del ojo seco?

Existen múltiples síntomas de la enfermedad de ojo seco, y ninguno es exclusivo de la misma. El oftalmólogo con los síntomas y la exploración del paciente va a poder hacer el diagnostico y poner el tratamiento más adecuado en cada caso.

Los síntomas más habituales de la enfermedad de seco son:

 

  • Sensación de cuerpo extraño o arenillas.
  • Sensación de sequedad
  • Ojo rojo
  • Picor/ escozor
  • Sensación de cansancio ocular, querer cerrar los ojos
  • Irritación, y mala tolerancia a ambientes secos o con aire acondicionado
  • Lagrimeo
  • Visión fluctuante
  • Perdida de tolerancia al uso de lentes de contacto.
Blefaritis. Enfermedades y tratamientos oculares relativos a la conjuntivitis que se tratan en el Instituto Oftalmológico Recoletas
Keratograph. Instalaciones y equipación para los problemas oculares del Instituto Oftalmológico Recoletas.

tipología

¿Qué tipos de ojo seco hay?

Existen diferentes tipos de ojo seco que pueden ser diagnosticados mediante una exploración oftalmológica completa con una serie de pruebas diagnósticas específicas.

Básicamente existen tres tipos distintos de ojo seco:

 

  • Acuodeficiente o hiposecretor: En este tipo de ojo seco existen una disminución de la producción de lágrima, generalmente del componente acuoso. Los casos más severos se asocian al síndrome de Sjögren primario o secundario asociado a una enfermedad autoinmune.
  • Evaporativo: Una lágrima de mala calidad se evapora de manera más rápida y condiciona los síntomas. Suele estar causado por el mal funcionamiento de las glándulas de Meibomio. Estas glándulas se encuentran en el espesor del parpado y se encargan de secretar la parte grasa de las lágrimas.
  • Mixto: Se trata de un ojo seco que combina los dos anteriores, y es el más común, ya que es excepcional que no se tenga algún componente de los dos.

diagnosis

¿Cómo se diagnostica la enfermedad de ojo seco?

Al diagnóstico de la enfermedad de ojo seco se llega tras la exploración completa por parte del oftalmólogo. En ella se analiza lo siguiente:

 

  • Historia clínica detallada con presencia de factores de riesgo: Medicaciones, lentes de contacto, uso de ordenador…
  • Presencia de sintomatología: Cuestionarios específicos de la enfermedad de ojo seco
  • Presencia de signos: Tinciones especiales con colorantes vitales de la superficie ocular.
  • Exploración completa de la película lagrimal: el tiempo de ruptura lagrimal, la calidad de la película lagrima y las glándulas de Meibomio pueden ser estudiados con el Keratograph.
  • Pruebas complementarias de laboratorio.
  • Pruebas de severidad de la enfermedad: Son necesarias para catalogar en que estadio está la enfermedad, como por ejemplola determinación de la altura del menisco lagrimal con OCT-AS o Keratograph.
Keratograph. Instalaciones y equipación para los problemas oculares del Instituto Oftalmológico Recoletas.

TRATAMIENTO

¿Cómo se trata?

La enfermedad de ojo seco ha de tratarse según una escala de tratamiento y de acuerdo a los convenios internacionales.

Se trata de una patología ocular crónica y progresiva, con lo que se trata de aliviar y no curar la enfermedad. El tratamiento es a largo plazo e intenta que la enfermedad no evolucione o lo haga de la manera más lenta posible al estadio siguiente de enfermedad.

Entre los tratamientos más habituales de la enfermedad de ojo seco están:

 

Lágrimas artificiales

Las lágrimas artificiales son el tratamiento básico de la enfermedad de ojo seco. Se emplean en todos los estadios de la enfermedad y son básicas para minimizar los síntomas.

Al ser un tratamiento crónico es esencial que las lágrimas sean sin conservantes para proteger a la superficie ocular del daño adicional que pudiesen provocar.

Existen múltiples productos en el mercado, y es esencial la correcta indicación personalizada por parte de un oftalmólogo, que es el que mejor conoce la superficie ocular de ese paciente y que producto podría beneficiarle.

Antiinflamatorios

La inflamación esta presente en casi todos los ojos secos. El uso de antiinflamatorios puede ser esencial en el tratamiento de la enfermedad.

Los corticoides se pueden usar de manera puntual, pero siempre prescritos, con el estricto control del oftalmólogo y en forma de pulsos. El paciente no debe usarlos mediante una auto-prescripción. Sus efectos secundarios pueden ser graves e irreversibles si no tienen control.

La introducción de fármacos inmunomoduladores no esteroideos permiten tratamientos crónicos sin los efectos adversos de los corticoides. Su efecto antiinflamatorio busca el control de esta vía de la enfermedad.

 Derivados hemáticos

En casos complejos en los que fallen las opciones previas, se pueden emplear colirios obtenidos del suero propio del paciente. Existen distintos tipos según su procesamiento. Los derivados de las plaquetas, con una alta concentración de factores de crecimiento y ausencia de factores proinflamatorios, son los más usados en la actualidad.

Tratamiento de las glándulas de Meibomio

El mal funcionamiento de las glándulas de Meibomio ocasiona típicamente el componente evaporativo del ojo seco.

Existen múltiples tratamientos sobre estas glándulas. Desde las sencillas normas de higiene palpebral, la expresión de las glándulas, la exfoliación del borde libre de los párpados o el tratamiento con luz pulsada.

Otros tratamientos

Existen otros tratamientos menos habituales y complejos que se necesitan una personalización.

× ¿Cómo puedo ayudarte?