A medida que los niños crecen cambian sus ojos, su visión y sus necesidades visuales. Las demandas visuales de los años escolares son intensas, incluyen leer, escribir, y utilizar el ordenador y/o tablets. También la educación física y los deportes requieren una buena visión, coordinación ojo-mano, y percepción de la profundidad. Si el desarrollo visual del niño no es apto para las tareas que se le exigen, puede sentirse cansado, tener problemas de concentración y de aprendizaje, y sentirse frustrado.

Los padres han de estar pendientes de posibles signos de que su hijo tiene problemas de visión. Existen signos fácilmente detectables como:

  • Guiñar los ojos con mucha frecuencia.
  • Frotamiento regular de los ojos.
  • Trabajar con las cosas demasiado cerca de la cara.
  • Quejarse de que las cosas se ven borrosas.
  • Dolores de cabeza frecuentes con el trabajo de cerca

Sin embargo, existen otros signos menos evidentes que también pueden ayudar a los padres a darse cuenta de que el niño puede estar sufriendo un problema visual, y que si no se está atento, pueden pasarse por alto, como por ejemplo:

  • Cortos periodos de atención. Es posible que el niño pierda interés rápidamente en los juegos, proyectos o actividades que requieran el uso de la visión en cerca por largos períodos de tiempo.
  • Dificultad para la lectura. Cuando el niño lee (ya sea en voz alta o en silencio), puede tener dificultad para seguir la lectura, se pierde en el texto. Se frustra y pierde la concentración.
  • El niño evita leer así como realizar otras actividades que requieren visión de cerca. A veces es muy evidente que el niño evita leer, pintar, participar en ciertos juegos o hacer actividades que requieren enfocar la visión de cerca.
  • Girar la cabeza hacia un lado. Es posible que el niño gire la cabeza hacia un lado de manera sistemática cuando mira algo que tiene de frente. Esto puede ser un signo de error refractivo, incluyendo el astigmatismo, o de algún tipo de problema de visión binocular.

El éxito escolar está muy relacionado con la salud ocular. Por eso es muy importante que a los niños se les haga revisiones para detección de problemas visuales con regularidad ya sea por parte de un oftalmólogo o de otro profesional debidamente capacitado para evaluar la visión en niños de edad escolar.

Cuanto más pronto se detecte y se trate un problema de visión, mejores serán los resultados tanto a nivel visual como en el desempeño escolar del niño.

× ¿Cómo puedo ayudarte?
A %d blogueros les gusta esto: