¿Se te dilatan habitualmente las pupilas? ¿Conoces a alguien a quien le sucede? ¿Quieres saber a qué se debe? En este post te contamos las características principales de la midriasis, así como las causas que la generan.

La midriasis es el térmico clínico que recibe la dilatación de la pupila del ojo. Esto suele ocurrir, normalmente, cuando nos encontramos en espacios con una mínima iluminación. En estos casos, el ojo se ve obligado a activar el modo de visión nocturna, también llamado visión escotópica.

La pupila tiene como principal función regular el paso de la luz. Es decir, determina cuánta luz entra en el globo ocular mediante la contracción y la dilatación de la pupila. Por tanto, cuanto menor sea la iluminación a la que estamos expuestos, mayor será la dilatación de nuestras pupilas.

¿Qué factores producen la midriasis?

Existen varias causas que generan dilatación de la pupila de forma natural. Las más frecuentes son:

  • Escasa luz ambiental: al permanecer en lugares oscuros, la pupila se dilata con el objetivo de percibir mayor cantidad de luz. Esto también ocurre al despertarnos por la mañana. Nuestros ojos tardan unos minutos en adaptarse a la luz ambiental.
  • Medicamentos: tomar determinadas pastillas como antidepresivos o antihistamínicos, puede alterar el estado de la pupila.
  • Estado de ánimo y estímulos: los nervios y/o la excitación dilatan de forma involuntaria la pupila. Esto también ocurre cuando miramos a una persona que nos atrae o una comida que nos apetece especialmente.
  • Traumatismos:  haber sufrido lesiones oculares o contusiones graves puede provocar una midriasis permanente.

Es importante vigilar la midriasis

Si la dilatación de la pupila ocurre de forma poco habitual, no hay de qué preocuparse. Sin embargo, si padecemos midriasis de forma muy frecuente o en ocasiones en las que no es provocada de forma natural, debemos prestarle atención. Es importante vigilar la pupila porque, en este tipo de casos, puede suponer el inicio de una patología mayor.

Existen algunas enfermedades que pueden incluir como síntoma la dilatación de la pupila. Algunas de ellas son:

  • Enfermedades cerebrales
  • Glaucoma
  • Síndrome de Horner
  • Isquemia del iris

No debemos preocuparnos si en momentos puntuales nuestras pupilas se dilatan. Pero sí es importante revisarlo en caso de que ocurra de forma habitual o poco común. Recuerda que puedes pedir cita con nuestros especialistas si tienes dudas sobre la midirasis o si crees que puedes padecerla.

× ¿Cómo puedo ayudarte?
A %d blogueros les gusta esto: