La ptosis palpebral, o párpado caído, es una patología muy frecuente. Como su nombre indica, consiste en la caída de uno de los párpados superiores, generando menos apertura ocular. En el post de hoy explicaremos cuáles son las causas más frecuentes de la ptosis, así como sus formas de tratamiento.

Aunque puede padecerse a cualquier edad, el párpado caído es más frecuente en pacientes de edad avanzada. No es una patología dolorosa, pero sí incómoda y molesta respecto al campo visual.

Causas del párpado caído

Existen varias causas que pueden generar ptosis palpebral. Incluso, en algunos casos, pueden darse varias a la vez. Las más frecuentes son:

  • Patología congénita: en estos casos, el párpado se encuentra caído desde el nacimiento. Pueden ser bilaterales y necesitar una intervención quirúrgica para permitir el correcto desarrollo de la visión e impedir la formación de un ojo vago.

 

  • Envejecimiento: el paso del tiempo también es un factor de riesgo para el párpado caído. El párpado va cayendo progresivamente y el músculo elevador pierde fuerza a medida que el paciente envejece. En ocasiones un exceso de la piel del párpado superior puede simular una caída del mismo, pero correctamente explorado se evidencia que funciona bien.

 

  • Problemas en el sistema nervioso: en ocasiones, es posible que la caída del párpado se deba a la presencia de una enfermedad neurológica. En estos casos suele asociarse a debilidades musculares en otros territorios del cuerpo.

 

  • Tumores palpebrales: otra posibilidad que puede causar párpado caído es la aparición de bultos o tumores, benignos o malignos, que implican la caída del párpado por un exceso de peso.

 

¿Cómo se trata?

El origen de la ptosis palpebral es lo que condiciona el tratamiento. La cirugía elegida depende de la causa y severidad de cada caso. En el caso de la presencia de una enfermedad neurológica o muscular es esencial el correcto tratamiento de la misma. En estos casos, la cirugía no resuelve el problema.

No obstante, resulta fundamental visitar a un especialista que determine qué tratamiento se ajusta mejor a las necesidades del paciente. Recuerda que puedes pedir cita con nuestros expertos si padeces esta patología o deseas informarte acerca de la blefaroplastia.

× ¿Cómo puedo ayudarte?
A %d blogueros les gusta esto: