Los bebés también pueden padecer problemas de visión, o bien desde que nacen, o porque los van desarrollando durante los primeros meses de vida. Pero ¿cómo se detectan estas anomalías en los recién nacidos? ¿Cuáles son los problemas visuales más frecuentes en neonatos? En el post de hoy respondemos estas y otras cuestiones relacionadas con la oftalmología de los bebés.

Problemas visuales más frecuentes:

Entre las patologías más comunes en recién nacidos, se encuentran:

  • Conjuntivitis: los bebés que desarrollan esta anomalía presentan inflamación en los párpados y la conjuntiva (parte blanca de los ojos). Además, en este caso el ojo del bebé lagrimea de manera constante y existe cúmulo de legañas y pus tras las horas de sueño. A pesar de que puede ser incómodo para el recién nacido, esta complicación generalmente no grave y puede tratarse fácilmente con el uso de colirios. Es recomendable la revisión por un especialista, ya que en raras ocasiones puede derivar en otras enfermedades más graves.

 

  • Estenosis lagrimal: en este caso, sucede que el conducto a través del cual se expulsan las lágrimas está obstruido desde el nacimiento. Algunos bebés pueden tardar semanas e incluso unos meses en abrirlo de forma natural. La obstrucción del lagrimal tiene como consecuencia un acúmulo de lágrimas en el ojo, que impide a su vez una peor higiene en la superficie del ojo. Suele generar una mucosidad excesiva que queda pegada entre el párpado y el lagrimal. Sin embargo, este problema habitualmente tampoco es grave y suele resolverse mediante pequeños masajes en la zona del lagrimal que faciliten la apertura del conducto. En algunas ocasiones puede ser necesario tratamiento con colirios o cirugía.

 

  • Estrabismo: existen varias formas de estrabismo en bebés, aunque las más comunes son ojos convergentes (cuando uno de ellos se dirige hacia dentro) u ojos divergentes (cuando uno de ellos se dirige hacia la parte externa). Dependiendo del tipo de estrabismo y la edad de presentación, el tratamiento puede variar mucho, desde simple observación y ejercicios hasta corrección con cirugía.

 

  • Retinopatía en prematuros: aunque esta patología es menos frecuente que las anteriores, también puede padecerse. Los bebés que nacen de forma prematura, no llegan a desarrollar por completo los vasos sanguíneos de los ojos, lo que puede dañar su interior. Este problema es difícil de identificar, por lo que sería necesario un examen oftalmológico durante las primeras semanas de vida. A pesar de que implica un problema mayor, el ojo puede ser tratado para solventar la anomalía.

 

Signos que debemos controlar

Para facilitar el diagnóstico de problemas visuales en bebés, existen varios síntomas que debemos controlar, como por ejemplo:

  • Lagrimeo excesivo
  • Ojos enrojecidos
  • Sensibilidad extrema a la luz
  • Pupila blanquecina
  • Inflamación de los párpados
  • Costras y/o cúmulo de legaña
  • Poco seguimiento de los estímulos (cuando por ejemplo les hacemos señas con la mano y no siguen la dirección de los dedos)

Si tu bebé repite varios de los síntomas anteriores, es importante que visites a un profesional de la visión. Recuerda que puedes pedir cita con nuestros especialistas si tienes dudas o crees que tu bebé puede padecer un problema visual. Recientemente, se ha incorporado al IOR Valladolid el Dr. Narváez, especialista en oftalmología pediátrica, quien cuenta con experiencia en patologías oculares en edades infantiles.

 

× ¿Cómo puedo ayudarte?
A %d blogueros les gusta esto: